Gonzalo Martínez ha dejado River por la puerta grande, ganando todo con la banda y siendo pieza clave de la era Gallardo. El Pity salió del millonario rumbo a la MLS, más precisamente hacia el Atlanta United. 

Desde que se confirmó el pase del atacante hacia el norte del continente, el interrogante de por qué el diez partiría hacia una liga de categoría menor a la esperada para acoger a un jugador de su talento no se hicieron esperar. El conjunto estadounidense pagará 12.570.000 millones de dólares, quitando variables a River le quedaran 10 millones de estos para sus arcas.

Pocas explicaciones concretas se encuentran hacia esta salida, claro está que el irse del millonario puede verse como un cierre de ciclo y una búsqueda de nuevos horizontes para el jugador, lo que no recibe respuesta satisfactoria es el destino elegido por Gonzalo Martínez. La motivación económica parecia ser el argumento más factible, pero finalmente si uno hace análisis de los dichos del propio jugador son otros los objetivos buscados.

El ex Huracán tuvo sin duda el mejor año de su carrera, se convirtió en referente dentro del equipo del muñeco y a su vez logro ingresar dentro del corazón del hincha riverplatense, esto vino acompañado del llamado a la selección Argentina dirigida por Leonel Scaloni, el Pity disputó un par de partidos de los amistosos que llevo a cabo el combinado nacional cumpliendo buenas actuaciones y hasta anotando.

Sumando esto su partida hacia la MLS era aún más curiosa ya que posiblemente esto le haría perder terreno en la consideración para una nueva convocatoria al seleccionado mayor y hasta podría quedar fuera de la próxima copa América. Obviamente esto es solo un supuesto y todo estará por verse pero claramente fue un gran detalle a sumar al interrogante principal.

Finalmente la pregunta parece disiparse encontrando la respuesta en los dichos del mediapunta quien remarcó “estoy confiado de que llegara el llamado desde Europa”, al hacer catarsis de estas palabras se puede entender que el jugador toma el próximo paso por norteamérica sólo como una transición en su carrera antes de dar el gran salto hacia el viejo continente.

Decisión acertada o no, Gonzalo Martínez ha dejado River en búsqueda de un cierre de ciclo y además en consideración de que será más fácil ser transferido a Europa desde su nuevo club ya que en este no se encontrará con las trabas principalmente económicas que halló cuando clubes europeos lo sondearon durante su estadía en el club argentino.

Estas trabas económicas pueden resumirse y nombrarse en solo una: su cláusula de rescisión, está estaba valuada en 17 millones de dólares lo cual espantaba a los clubes interesados en el zurdo ya que el Pity ,ahora con 25 años, siendo un jugador joven pero no con la edad que gusta en Europa para confiar en la explosión de un futbolista terminaba por parecer un gasto innecesario para los equipos quienes finalmente dejaban las negociaciones.

Son conocidos varios de los sondeos europeos que se habían dado por el, el principal y el mas insistente fue el interés de Sporting de Lisboa, también sonó Galatasaray en algún momento y desde España también fue buscado sonando tanto en Valencia como en Celta de Vigo. Con el tiempo fueron perdiendo fuerza hasta finalmente desaparecer provocando que el atacante deba buscar otras opciones.

Cerrada su historia con el club de Núñez, Gonzalo Martínez buscará encontrar el salto hacia Europa desde Norteamérica con la ilusión de mantener su nivel alto para recaer en algún equipo del viejo continente. No es tan errada su estrategia ya que desde el mismo club donde jugará el Pity el paraguayo Miguel Almirón está cerca de cumplir con ese objetivo.

Pase lo que pase, el Pity sabe que se ha ido ingresando en un selecto grupo de jugadores los cuales se han llevado una copia de la llave de las puertas de River para volver cuando lo desee, con la seguridad de que el entorno riverplatense lo recibirá con los brazos abiertos.